Noticias

Desertización comercial en el centro de Valladolid

www.abc.es – castilla-leon – desertizacion-comercial-centro-valladolid-2019

Un sencillo paseo por el centro de Valladolid arroja una primera impresión preocupante sobre la existencia de locales vacíos. Lo que percibe el peatón de manera visual lo corroboran las cifras disponibles y, a pesar de no existir un censo real sobre comercios cerrados, más de la mitad de los negocios de nueva apertura apenas supera el primer año de vida, periodo que coincide con el contrato de alquiler. Un fenómeno realmente grave que queda reflejado en un informe encargado por la patronal del comercio Avadeco, según el cual, el declive del centro entre 2009 y 2017 no ha hecho sino empeorar en diferentes parámetros: pérdida de población, vaciamiento administrativo, descenso de la actividad comercial y cierre de locales.

Según recoge el estudio, el número de locales sin uso en el centro de Valladolid en 2009 suponía el 12 por ciento de los 2.700 existentes. La cifra ascendió hasta el 20 por ciento en 2017, una tendencia que continúa dos años después. A juicio del presidente de Avadeco, Alejandro García Pellitero, la evolución sigue en tono negativo.

«Los expertos alertan cuando el dato de espacios vacíos supera el 10 por ciento. En algunas ciudades de Francia al acercarse a este porcentaje saltan las alarmas. Aquí tenemos una cifra superior, por lo que la situación es graveExiste un riesgo claro de desertización comercial del centro urbano, que exige una plan con esfuerzos conjuntos», señala el presidente. Un plan contundente liderado por el Ayuntamiento, donde comerciantes y hosteleros, junto a promotores de ocio y actividades culturales, «gestionen de manera unitaria y planificada este espacio para reconvertir la situación».

Datos desoladores

Hay otros datos demoledores que manifiestan la desafección del consumidor ante el comercio urbano. El tradicional, de toda la vida. Así, el informe también indica que el peso de la actividad comercial en el área objeto de estudio ha descendido del 49 por ciento en 2009 al 38 por ciento ocho años después. El viandante que recorre el casco histórico lo puede comprobar in situ, porque en determinadas calles el panorama de locales cerrados resulta desolador: Claudio Moyano alcanza el 26 por ciento; Doctrinos, el 24 por ciento, y Regalado, que acaba de ser objeto de una semipeatonalización, el 20 por ciento.La marcha de sedes de la administración, la despoblación y los problemas de accesibilidad deterioran la situación

«Un hecho curioso es que ahora hay locales vacíos en centros comerciales como Vallsur o Río Shopping, cuando antes había lista de espera para instalar un negocio, a pesar de que los propietarios aleguen que se tarda en alquilar porque seleccionan a los operadores», asegura García Pellitero.

El origen de esta situación no radica sólo en la apertura de los grandes centros comerciales en la periferia de la capital, con un marketing agresivo y las posibilidades de ocio, ya que confluyen otros factores. La propia crisis económica, el auge del comercio electrónico por su comodidad, la insuficiente variedad de oferta, las dificultades para acceder en vehículo al casco histórico y el precio elevado de los estacionamientos, así como el envejecimiento de la población residente y el cierre de dependencias administrativas -Delegación de Hacienda, Seguridad Social, Agencia de Desarrollo Económico…- son aspectos a tener en cuenta como causas de esta transformación. Otro hecho detectado por Avadeco durante el último bienio apunta que la mayoría de locales cerrados que vuelven a abrir sus puertas ya no son necesariamente comercios. Ahora, suelen acoger negocios de hostelería, clínicas dentales y de estética, así como inmobiliarias.