Noticias

La gran distribución arrasa el pequeño comercio y deshumaniza a la sociedad

ENTREVISTA A NAZARET CASTRO “La gran distribución arrasa el pequeño comercio y deshumaniza a la sociedad”

La autora del libro ‘La dictadura de los supermercados’ denuncia los daños colaterales que provocan los gigantes de la alimentación y explica cómo deciden lo que consumimos, al tiempo que expulsan del mercado a los productores locales.

Nazaret Castro, autora de 'La dictadura de los supermercados'. / FOTOS: CHRISTIAN GONZÁLEZ

Nazaret Castro (Jaraíz de la Vera, 1980) denuncia los daños colaterales que provocan los gigantes de la distribución en La dictadura de los supermercados (Akal). Licenciada en Periodismo y máster en Economía Social por la UNGS de Buenos Aires, desde hace años investiga el impacto de la producción de alimentos en las poblaciones locales de Suramérica, África y Asia. En su nuevo libro, explica cómo las grandes empresas deciden lo que consumimos, al tiempo que marginan a los pequeños productores y condenan a las tiendas de barrio a la extinción.

¿Somos lo que comemos?

Sí. Comer bien no sólo es un placer, sino una obligación con nosotros mismos. No la cumplimos porque hemos dejado la alimentación en manos de la agroindustria, que no piensa en lo más saludable para el consumidor, sino en lo más rentable para el empresario.

¿Y sabemos lo que comemos?

En absoluto. La industria usa profusamente una serie de ingredientes (aceite de palma, azúcar, grasas y sal) para que los sabores nos resulten atractivos, engañando al olfato y al gusto.

Del camp al plat… ¿Y entremedias?

Hay un larguísimo camino que se hace menos transparente y más difícil de trazar debido a la deslocalización de la producción y a la globalización capitalista. Cada vez nos llegan alimentos desde lugares más lejanos. Por ejemplo, la fruta que comemos recorre una distancia media de seis mil kilómetros.

¡Oferta!

Son una trampa, porque incluyen las externalidades: todos aquellos costes que no constan en los balances de las empresas. O sea, los efectos sociales y ambientales provocados por la industria, que no se consideran como parte de la actividad económica, aunque son consecuencia de ella.

Si una cadena de ropa o un supermercado es capaz de ofrecer un producto tan barato, es porque alguien ha pagado ese precio: el trabajador que cosió esa prenda en Bangladesh o el medio ambiente sobreexplotado. Quien no lo paga son los márgenes de beneficio de las empresas que venden camisetas a tres euros. Lo barato también es caro.

Nazaret Castro. / CHRISTIAN GONZÁLEZ

En este libro, en vez de denunciar los desmanes del sector productivo o de criticar el consumismo desaforado, apunta hacia los de en medio: la gran distribución y sus consecuencias.

La gran distribución ha cambiado la forma de comprar, pero también ha modificado el urbanismo y el tejido social: los mercados populares con productos locales y las tiendas de barrio son especies amenazadas o en peligro de extinción.

La gran distribución arrasó el pequeño comercio y modificó la forma de la ciudad tal y como la concebíamos.

Fuente Público: La gran distribución arrasa el pequeño comercio y deshumaniza a la sociedad